Saludos a los Compadres

Saludos a los Compadres

Mención especial: Juan Hernández Hernández

Desde  niño  recuerdo  de  mi  mamá  que  al  saludar  a  sus  compadres,  lo  hacía  con  expresiones  cantadas.  Se  daban  y  besaban  las  manos  en  actitud  de  inclinación  y  el  compadre con su mano izquierda llevantaba el sombrero que portaba en su cabeza. 

En  las  comidas  que ofrecía  mi  mamá  en  casa  cada  10  de  septiembre.  Día  de  fiesta  patronal del pueblo. Sus compadres eran invitados principales. Para ellos la pierna del  guajolote  con  mole,  frijol  de  vallocote  y  buen  pulque.  En  donde  sus  expresiones  y  modales de saludar llamaban mi atención. 

Una  ocasión  reunidos  en  nuestra casa  techada  de  penca  de  maguey,  escuchamos  saludar “haxa ajuä  zí nsunda mane Maria (buenos días de dios mi respetable y santa  comadre  Maria)”. Entre  los  espacios  de  las  piedras  acomodadas  de  la  pared,  observamos quién era. Mi mamá dijo “ma mbane Lui me Thuni (mi compadre Luís de  Tunititlan)”. Respondió el saludo “haxa ajuä zí  maka mbane Lui (buenos días de dios  mi  respetable  y  santo  compadre  Lui).  Después  de  la visita,  le  dije mi  mamá  en  sus  saludos mencionan nsunda y maka. Ella contestó, Luís y yo somos compadres de pila o  grado. Nuestros padres fueron compadres de santo, por eso mantenemos el saludo de  ellos. 

Cuando bautice a mi hija. Mi mamá me dijo, no pierdas la costumbre de saludar a tus  compadres  de grado,  por la mañana el  saludo  “haxa ajuä  zí mbane  (buenos  días  de  dios mi respetable compadre), haxa ajuä  zí mane (buenos días de dios mi respetable  comadre)” y  por  la  tarde  “nde  ajuä  zí  mbane  (buenas  tardes  de  dios  mi  respetable  compadre)”. Dar y besar las manos con actitud de respeto.  

En el  trabajo conocí mi  futuro compadre, originario del pueblo El Dadho. Un día nos  encontramos  en  Ixmiquilpan  y  me  invitó  frutos  de  duraznos.  Llegamos  a  su  milpa,  junto a una planta de durazno, señaló un fruto cuate  y dijo ¿aceptas esté gracia dios  para que seamos compadres?, con mucho gusto le conteste que sí. 

Al terminar el rito y el trago de gusto, me obsequió aguacates y chiles. Los compartí a  mi mamá para platicarle que tenía otro compadre. ¿Cuándo me llevas para conocer tu  compadre  de  gracia  de  dios?.  Nuestra  costumbre  por  ser  tu  mamá,  soy  comadre  grande. Aprende los saludos para tu compadre “haxa ajuä ri t’ek’ei zí mbane (buenos  días  de  dios  y  su  gracia  respetable  compadre)”  ó “nde ajuä  ri  t’ek’ei    zí  mbane 

(buenos tardes de dios y su gracia respetable compadre).  

Finalmente dijo  tienes  compadres  de  grado,  compadre  de  gracia  de  dios,  algún  día  compadre de santo. Recuerda, si te ofrecen un niño bautizar, una imagen de santo ó un  fruto cuate debes aceptar y no rechazar. 

Soy Indígena